Estás en

.com.ar Escribinos Nutriditos

LA IMPORTANCIA DE UN BUEN DESAYUNO.

*Por Lic. Diego Sívori – MNº 4870 – UBA

Durante las vacaciones de verano, momento en el cual los chicos dejan de ir a la escuela y duermen hasta más tarde, puede ser dificultoso conservar el hábito de realizar un buen desayuno a diario. Organizarse y pautar ciertos horarios puede ayudar a no saltearse esta gran comida del día; la cual permite cortar con el ayuno de la noche anterior.

¿Qué es el ayuno? Durante el sueño, el cuerpo necesita energía para reparar los tejidos, respirar, llevar sangre a todo el cuerpo, etc. Para ello, activa el “modo ayuno” que permite ahorrar energía y utilizar con moderación las reservas. Saltear el desayuno, hace que se continúe en estado “modo ahorro de energía”, con el fin de cuidar las reservas energéticas del cuerpo; lo que lo hace funcionar de manera perezosa y lenta.

La manera de cortar con el ayuno es dándole combustible al cuerpo, y esto ocurre mediante el desayuno. Ahora, si bien es fundamental desayunar, también, es importante que esta comida sea armónica y equilibrada. Desayunar como reyes puede provocar caer en excesos y tener consecuencias a largo plazo. Lo que se sugiere es que esta primer comida del día se adecue a las necesidades de cada uno, aportando aproximadamente un 25% del combustible que se ingiere a diario.

También, desayunar ayuda a mantener u obtener un peso deseado. ¿Por qué?  Ya que esta primer comida del día reduce las chances de picotear snacks y galletitas durante la mañana o realizar grandes comilonas en el almuerzo, a causa del hambre acumulado desde la noche anterior. En cuanto al rendimiento físico e intelectual; cabe destacar que todas las comidas que se realizan son igual de imprescindibles para ofrecer nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para un correcto funcionamiento.

¿Qué no puede faltar en el desayuno de tu familia? Para que sea de buena calidad nutricional es recomendable incluir los siguientes grupos de alimentos.

LÁCTEOS: Leche, yogurt o queso. Estos aportan Calcio para los huesos y contienen proteínas completas.

Por otro lado, estudios revelan que incluir alimentos proteicos en el desayuno aumenta la saciedad, lo que retrasa la sensación de hambre. Es por ello que el HUEVO puede ser otra opción. Por otro lado, la digestión de proteínas gasta más energía que la de hidratos de carbono, lo que hace que desayunos proteicos aumenten metabolismo y el consumo energético postprandial, favoreciendo la oxidación de la grasa.

LIQUIDOS: infusiones, jugo de fruta o un vaso de leche o yogurt. Importante para una buena hidratación.

CEREALES que aportan energía: pan, galletitas de agua o salvado, vainillas, by-biscuits, copos sin azúcar, algún cereal de desayuno. Elegir las versiones integrales (de salvado) facilita la incorporación de nutrientes y de fibra; la cual es una aliada para dar saciedad y mejorar el tránsito intestinal. ,

FRUTA: Incluir diferentes colores a lo largo de la semana, permite diversificar las vitaminas y minerales que se incorporan. A su vez, consumirlas con cáscara permite incorporar mayor cantidad de fibra.

05 de febrero, 2020