Estás en

.com.ar Escribinos Nutriditos

La celiaquía en niños: cómo actuar ante la confirmación del diagnóstico.

La celiaquía es una de las enfermedades intestinales crónicas más frecuentes. Se caracteriza por la inflamación de la mucosa del intestino delgado provocada por una intolerancia al gluten.

En la Argentina, se estima que el 1% de la población padece de celiaquía, aunque estudios recientes realizados en nuestro país, han determinado que, en los niños, la incidencia es aún mayor: 1 de cada 80 niños puede ser celíaco.

El diagnóstico de un niño celíaco está basado en la sospecha clínica a través de los síntomas que padece, en la serología (análisis de sangre) y en la biopsia intestinal. Sin embargo, ninguna de las pruebas por sí sola confirma el diagnóstico de la celiaquía, tanto en niños como en adultos.

El único tratamiento a seguir para que los niños celíacos puedan vivir una vida plena y saludable, es llevar una dieta libre de gluten Sin TACC, de forma estricta y de por vida; ya que la ingesta de gluten causará daño en las vellosidades del intestino delgado impidiendo la absorción de los nutrientes.

Los padres con niños recién diagnosticados con celiaquía, pueden al principio, encontrarse perdidos y preocupados ante esta nueva situación que cambia rutinas y hábitos e involucra a toda la familia. Con el paso de los días, a partir de que el menor comienza con la dieta libre de gluten y ven la mejoría, de a poco todo se va acomodando al comprobar que el niño tiene una mejor calidad de vida.

Algunos consejos para afrontar esta nueva dieta Libre de Gluten:

  1. Generar una comunicación fluida entre padres y niños celíacos: ocultar al niño su condición celíaca no le ayudará a entender, ni a aprender a convivir con ella. Informarse e informar es responsabilidad de los padres, la cual debe extenderse a toda la familia, para que puedan adaptase en conjunto a esta nueva realidad, respondiendo siempre a las dudas e inquietudes del pequeño. Es importante transmitirle a todo el ámbito familiar con claridad, los riesgos que implican consumir gluten, para que se entienda la importancia de llevar una dieta estricta sin TACC.
  2. Educación sobre la alimentación libre gluten: se aconseja utilizar la técnica del semáforo y los colores para explicarle al niño cuáles son los alimentos permitidos y los prohibidos, cuál es el símbolo que deben identificar en los alimentos seguros, entre otros. Si se explica de manera divertida, será como un juego que le permitirá conocer al pequeño involucrado y a los restantes miembros de la familia, los alimentos pertinentes, para poder familiarizarse con esta nueva alimentación.
  3. Relación con el entorno: es esencial informar a la familia y amigos acerca de la enfermedad celíaca y la dieta libre gluten, para que todos comprendan qué es, cómo colaborar y que la dieta pueda seguirse sin problemas, integrando al niño que ha sido diagnosticado.
  4. Ámbito escolar: resulta de vital importancia comunicar a los maestros y directivos el diagnóstico de la celiaquía para que lo tengan en cuenta a la hora de realizar actividades relacionadas con la alimentación y que el pequeño con esta condición no se sienta excluido por no poder participar. Además, si el colegio tiene comedor, es aconsejable ponerse en contacto con el personal y asegurarse de que tengan los cuidados correspondientes para que, al momento de elaborar el menú libre de gluten, no se produzcan contaminaciones cruzadas con el menú de los otros niños.
  5. En el hogar: una medida práctica podría ser eliminar la harina de trigo en el hogar, sustituyéndola por algún tipo de harina libre de gluten, así se evita cualquier tipo de contaminación cruzada. Pero como el menor deberá adaptarse a diversas situaciones sociales con cocina mixta, lo fundamental es que el niño, la familia y el entorno, puedan conocer y comprender que su dieta es diferente, para que cuando salga a comer a la casa de amigos o familiares no lo vea como algo extraño. Involucrar a los chicos en la cocina es una manera diferente y divertida para que aprenda todo lo que puede comer y lo que no.
  6. Contactarse con las Asociaciones de personas con celiaquía: se recomienda ponerse en contacto con la asociación celíaca de la región, ya que disponen de información sobre cómo llevar adelante la dieta libre de gluten. Por otro lado, podrán ayudar a los padres en la elección de alimentos permitidos y facilitar las herramientas necesarias para conocer qué productos industrializados son libres de gluten, de forma de realizar – siempre acompañados por el médico tratante- una dieta libre de gluten segura.

En general, los niños suelen adaptarse a esta nueva alimentación mejor que los adultos, ya que llevan menos tiempo de su vida consumiendo productos con gluten – algunos incluso solo lo han consumido de bebé y no lo recuerdan- y presentan una mejoría de salud en menor tiempo, lo que hace que ellos mismos se den cuenta que la dieta sin gluten es importante para su salud.

Es importante destacar que una alimentación libre de gluten no perjudica para nada el desarrollo normal de los pequeños con esta condición, ya que el gluten no es una proteína indispensable y puede ser sustituida por otras proteínas vegetales o animales. Un niño celíaco que siga una dieta Sin TACC equilibrada, que contemple todos los grupos de alimentos, se estará alimentando de forma saludable y podrá llevar una vida acorde a su edad.

Ante cualquier duda, no dejen de asesorarse y consultar a su médico de cabecera.

Más información en: Asociación Celíaca Argentina
www.celiaco.org.ar

26 de marzo, 2020