Estás en

.com.ar Escribinos Nutriditos

Cocineritos en acción

Enseñarles a los más chicos no solo a cocinar, sino a comer bien es parte de nuestro trabajo como padres. Acá algunas ideas para empezar hoy mismo.

Diversión y aprendizaje. Esa es la idea cuando cocinamos con los pequeños de la casa. Las vacaciones son el momento perfecto para poder enseñarles a los chicos a cocinar y a comer cosas ricas y saludables. Es fundamental no siempre cocinar alimentos llenos de azúcar y comida chatarra, sino mostrarles que se puede comer sano. ¿No se te ocurre qué hacer? Acá algunas ideas:

1. Muffins de espinacas, queso y jamón

Para cocinar estos bocaditos vas a necesitar: jamón cocido (1/2 taza, más o menos), un puñado de espinacas, 2 huevos, 2 tazas de queso rallado, 1,5 tazas de leche y 2 tazas de harina (con levadura), sal y pimienta.

En primer lugar, poné la harina en un bol y hacé un hueco en el medio; agregá todos los ingredientes: el huevo, el queso, el jamón, las espinacas y una pizca de sal y pimienta.

Mezclalo todo bien y con una cuchara rellená los huecos de una bandeja para muffins o cupcakes, previamente engrasada con aceite vegetal. Hornealo durante 25 minutos aproximadamente, hasta que estén dorados.

  • Milanesas de vegetales

Vas a necesitar:  1 zapallito, 1 huevo, 40 gramos de pan rallado y 40 gramos de avena. Para hacerlos cortá el zapallito en rodajas finas (dependiendo de la edad de tu hijo, este paso lo hará el adulto). Pasá por huevo batido, luego por pan rallado y avena. Colocá en una placa para horno con rocío vegetal y cociná hasta que estén doradas. Se puede reemplazar el zapallito por berenjena o calabaza. Se puede hacer al horno o frito.

  • Trufas de zanahoria y avena

Necesitás : 3 zanahorias medianas, 1 taza de avena, 1 taza de semillas de girasol, 1/2 taza de dátiles, 1 cda. de aceite de coco (se puede reemplazar por manteca), 1 cdta. de canela, 1/2 cdta. coco rallado para la cobertura.

Primero, colocá las zanahorias en una procesadora hasta que las pique bien. Mientras poné los otros ingredientes (excepto el coco) y procesá hasta que se combinen todos formando una pelota grande. Usando unas cucharas pequeñas, armá las pelotitas. La masa estará un poco pegajosa, pero mejora cuando se la cubre con el coco rallado. Se pueden colocar un rato en la heladera para comerlas más frías y firmes.

15 de enero, 2019