Estás en

.com.ar Escribinos Nutriditos

Incorporar alimentos jugando en familia

A la hora de proporcionar alimentos a los chicos, uno de los principales desafíos que muchos padres señalan es lograr incentivarlos a que consuman variedad de frutas y verduras. Esto ocurre ya que algunos niños se vuelven muy selectos, orientado sus elecciones alimentarias a un grupo muy reducido de alimentos. Ofrecerles alguno nuevo, que se encuentra por fuera de ese grupo acotado, puede significar rechazo inmediato y algún que otro tipo de berrinche. Frente a esto es importante comprender lo que está sucediendo para evitar frustrarse y poder trabajarlo en familia. Este rechazo es normal en los niños y recibe el nombre de neofobia que se relaciona con el temor y rechazo a lo desconocido.

Entonces ¿Cómo hacer para que los chicos incorporen nuevos alimentos?

Una estrategia puede ser utilizar el juego para que se vayan familiarizando con lo nuevo a incorporar. Se pueden convertir los momentos de cocina en espacios lúdicos donde los niños, con ayuda de los adultos, sean partícipes en la elaboración de preparaciones. Además, los momentos de las comidas son oportunidades para que cada integrante de la familia pueda diseñar el plato que va a ingerir. Para ello, una opción es colocar sobre la mesa diferentes fuentes con  pedacitos de verduras para complementar los platos y hacer lo mismo con las frutas para poder diseñar coloridos postres. Otra idea lúdica es preparar figuritas de diferentes alimentos que los niños no estén acostumbrados a consumir y realizar con ellas, por ejemplo, un memo-test o utilizarlas para jugar en familia a las adivinanzas mediante pistas.

Por último, es importante señalar que este proceso en el cual se alienta al niño a incorporar nuevos alimentos requiere de tiempo y paciencia. A su vez, destacar que la utilización de alimentos como premio o castigo no sería una implementación conveniente. Esto puede acentuar la aberración por los grupos alimentarios nutritivos como frutas y verduras, e incrementar las preferencias de los niños por productos de menor calidad nutricional como golosinas o galletitas que suelen darse como recompensa.

02 de noviembre, 2020