Estás en

.com.ar Escribinos Nutriditos

Pequeñas acciones, grandes cambios

Estar bien alimentado es mucho más sencillo de lo que uno cree. ¿No sabés por dónde empezar? Acá algunos consejos.

Sos de la que se preocupa por que sus hijos coman bien, pero no sabés cómo lograrlo. En primer lugar, es importante que sepas que lleva un tiempo y es un proceso. No es una solución mágica, es un trabajo diario y constante sostenido en el tiempo. Si lográs que tu hijo cumpla a diario algunas rutinas, vas a ver cómo su manera de comer va a ser sana. ¿Qué hábitos diarios deberíamos fomental?:

. Desayunar SIEMPRE antes de salir de casa

. Incluir frutas y verduras a diario. Que sean de diferentes colores y diferentes cocciones. Por ejemplo, si a tu hijo no le gustó la ensalada de zanahoria, probá hácersela de otra manera: cocida y con queso, por ejemplo.

. Fomentá el consumo de agua.

. Mientras comen, es bueno que le expliques a tu hijo lo que está consumiendo, que entiendan de dónde proceden los alimentos: de la huerta, los árboles, el mar, etc.

. Incorporar poco a poco y de forma lúdica actividades en torno a la comida: hacer la compra, colocación y conservación de los alimentos, cómo prepararlos, poner y levantar la mesa, etc.

. Los horarios son muy importantes: los niños no deben llegar cansados ni con sueño a la hora de comer.

Los hábitos alimenticios en los niños se adoptan desde casa. Por lo tanto, como padres y modelos principales de su alimentación, debemos darles buen ejemplo.

El consumo de alimentos saludables, en las cantidades recomendadas, ayuda al niño a mantener un peso adecuado.

Una buena alimentación trae consigo un mayor rendimiento en la escuela y otras actividades.

24 de enero, 2019