¿Sabés qué es la inocuidad alimentaria?

En el marco del Día Mundial de la Inocuidad Alimentaria, que se celebra el 7 de junio, aprovechamos para contarte de qué se trata y cuáles son las claves para consumir tus alimentos de manera segura.

La inocuidad de los alimentos es la ausencia de peligro en los alimentos y engloba todas las acciones orientadas a garantizar la máxima seguridad posible, para evitar que dañen la salud de las personas. Los peligros transmitidos por los alimentos con frecuencia son invisibles a la vista, como por ejemplo bacterias, virus o residuos de pesticidas.

La Organización Mundial de la Salud propone 5 claves para la inocuidad de los alimentos:

  1. Mantené la limpieza.
  • Lavate las manos antes de preparar alimentos y a menudo durante la preparación.
  • Lavate las manos después de ir al baño.
  • Lavá y desinfectá todas las superficies y equipos usados en la preparación de alimentos.
  • Protegé los alimentos y las áreas de cocina de insectos, mascotas y de otros animales (guardá los alimentos en recipientes cerrados).
  1. Separá alimentos crudos y cocinados.
  • Separá siempre los alimentos crudos de los cocinados y de los listos para comer.
  • Usá equipos y utensilios diferentes, como cuchillas o tablas de cortar, para manipular carne, pollo y pescado y otros alimentos crudos.
  • Conservá los alimentos en recipientes separados para evitar el contacto entre crudos y cocidos.
  1. Cociná completamente.
  • Cociná completamente los alimentos, especialmente carne, pollo, huevos y pescado.
  • Herví los alimentos como sopas y guisos para asegurarte que alcanzaron 70°C (158°F). Para carnes rojas y pollos, cuidá que los jugos sean claros y no rosados. Se recomienda el uso de termómetros.
  • Recalentá completamente la comida cocinada.
  1. Mantené los alimentos a temperaturas seguras.
  • No dejes alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de 2 horas.
  • Refrigerá lo más pronto posible los alimentos cocinados y los perecibles (preferiblemente bajo los 5°C).
  • Mantené la comida caliente (arriba de los 60°C).
  • No guardes comida mucho tiempo, aunque sea en la heladera. Los alimentos listos para comer para niños no deben ser guardados.
  • No descongeles los alimentos a temperatura ambiente.
  1. Usá agua y materias primas seguras.
  • Usá agua tratada para que sea segura.
  • Seleccioná alimentos sanos y frescos.
  • Para su inocuidad, elegí alimentos ya procesados, tales como leche pasteurizada.
  • Lavá las frutas y las hortalizas, especialmente si se comen crudas.
  • No utilices alimentos después de la fecha de vencimiento.

Ante cualquier duda, siempre consultá con tu médico o nutricionista.

06 de junio, 2019