Estás en

.com.ar Escribinos Nutriditos

ERRORES EN LA ALIMENTACIÓN DEL DEPORTISTA

Para la práctica de un deporte no solo es importante el entrenamiento sino que además, es
necesario prestarle atención a la alimentación. Dentro del ambiente deportivo, existen muchos
mitos alimentarios que pueden ser erróneos y repercutir en la salud del deportista o su
rendimiento.

Algunos ejemplos son:
Consumir excesiva cantidad de proteínas. Todos los macronutrientes son importantes; es
por ello que es necesario llevar a cabo una alimentación equilibrada y consumir la cantidad de
proteínas, hidratos y grasas que cada uno necesita.

No comer hidratos en la cena. Luego de entrenar el cuerpo debe reponer músculo, para lo
cual se necesitan proteínas + hidratos. A su vez estos sirven de reserva energética para el
próximo entrenamiento.

Saltear comidas. En ocasiones, no se realiza la comida previa al entrenamiento por temor a
tener molestias intestinales. En consecuencia de ello, el deportista no rinde al 100% por falta de
“combustible”. Es por ello, que la solución está en planificar el horario y los ingredientes de esa
comida; en lugar de evitarla. Generalmente se sugiere comer al menos dos horas antes y que
la ingesta sea alta en hidratos y baja en fibra y grasa. Por ejemplo una merienda puede ser un
licuado de banana o un vaso de leche con un pan blanco untado con dulce de membrillo.

Incorrecta rehidratación. Durante la práctica de deportes el cuerpo pierde grandes cantidades
de agua y electrolitos como el sodio. Con lo cual, que es fundamental hidratarse antes, durante
y después de la actividad con bebidas que tengan agua y sales. En caso de entrenamientos de
larga duración se pueden utilizar bebidas con azúcares de fácil absorción.

Elevado consumo de dulces y snacks. Se cree que no pasa nada ya que las calorías
provenientes de ellos “se queman”. Esto es falso ya que aunque uno no suba de peso, la
ingesta de este tipo de productos alimentarios puede afectar al rendimiento y salud del
deportista.

Consumo de suplementos deportivos sin ningún tipo de pauta profesional. Su abuso
puede causar daños al cuerpo. A su vez, estos productos no suelen ser necesarios ya que con
una alimentación equilibrada y adaptada al tipo de entrenamiento e intensidad, es suficiente
para cubrir las necesidades. Existen excepciones como en aquellos deportistas con
requerimientos energéticos muy elevados por volumen de entrenamiento muy grande o
aquellas personas que por trabajo o comodidad no pueden tener una alimentación adecuada.
Estas personas podrían llegar a necesitar suplementación pero siempre deberá estar
supervisada.

Frente a esto, es evidente la importancia de un Nutricionista que acompañe y asesore a un
deportista según sus características y lo que realiza.

02 de julio, 2020